Klaipėda

Klaipeda es el puerto más importante de Lituania, lo que hace que el carácter marítimo de la ciudad se perciba en su fisonomía y sus gentes. Situada en la desembocadura del río Nemunas, protegida del mar Báltico por la barra isleña de que “encierra” la Laguna de Curonia, Klaipeda es junto a Palanga al norte, el escaparate costero por excelencia de Lituania. El turismo llega a menudo en cruceros, atraído por su centro histórico, sus museos, las excursiones al Istmo de Curlandia y por su tradición milenaria del ámbar.

Edificios sobre el río Danés en Klaipeda
Edificios sobre el río Danés en Klaipeda

El trasiego de cruceros y ferrys que recorren el Mar Báltico, y que combinan Lituania, Estonia y Letonia con Alemania, Dinamarca o Suecia, hacen que Klaipeda sea una de las ciudades más animadas del país y localidad turística por excelencia en verano. Las influencias arquitectónicas de la antigua liga Hanseática, con el estilo Fachwerk, son bien visibles en la “ciudad vieja”, el centro histórico donde podemos ver casas de madera y piedra del siglo XVIII y XIX.

Historia de Klaipeda

Para los alemanes Klaipeda era Memel, o Memelburgo (castillo de Memel) desde que en 1474 pasase a control prusiano. De hecho la ciudad se llamó así hasta la derrota de las tropas de la Wehrmacht alemana frente al ejército soviético en la batalla de Memel (finales de 1944-principios de 1945).

Klaipeda comenzó a forjar su importancia en la costa báltica a partir del establecimiento de los caballeros teutónicos a partir de la mitad del siglo XIII. El duque de Mazovia solicitó su ayuda para ganar terreno a las tribus paganas del Báltico, y cristianizar el territorio. Los caballeros edificaron el castillo, Memelburg, burgo del Memel, nombre alemán dell río Nemunas. Alrededor del castillo, proliferó una red de comercio y artesanos principalmente prusianos, mientras que en el ámbito rural la población era de etnia lituana. De hecho el topónimo Klaipėda proviene de un apodo peyorativo que pusieron los agricultores a la ciudad, y que  significa literalmente “Devorador de pan” por el alto consumo de pan de la población urbana, mayoritariamente de etnia alemana.

Grabado de la ciudad de Memel
Grabado de la ciudad de Memel

En 1629 la expansión geográfica del Imperio Sueco por el Báltico consiguió hacerse con el istmo y ocupar Klaipeda que era el eje de la comunicación con el interior de la actual Lituania al ser el único río navegable que desembocaba en Curlandia. Siglos después, en el contexto de las guerras napoleónicas, la familia real prusiana encontró cobijo entre 1807 y 1808 y con el avance del siglo la población creció considerablemente aupada por la riqueza del comercio marítimo. En Klaipeda convivieron diferentes etnias y religiones, siendo una ciudad con un gran ir y venir de marineros y comerciantes. En 1854 un virulento incendio calcinó dos terceras partes de Klaipeda, y solo en 1880 logró volver al nivel económico previo.

Desde 1922 hasta la invasión nazi, los lituanos recuperaron la ciudad después de los años de protectorado de las tropas aliadas que habían permanecido aquí desde el fin de la Primera Guerra Mundial. No duró mucho la paz ya que con el estallido de la Segunda Guerra Mundial los alemanes avanzaron camino de Rusia. La vitoria de los Aliados y la reconquista de Lituania por parte de los rusos conllevó la anexión en la URSS. Tras la guerra se iniciaron los juicios contra los colaboracionistas, siendo Klaipeda uno de los primeros lugares de Europa donde se llevaron a cabo los procesos, conocidos aquí como “Little Nuremberg”.

Durante la posguerra el rodillo ideológico del comunismo se plasmó también en la arquitectura, intentando en ocasiones eliminar el aspecto centro-europeo en detrimento de las formas austeras soviéticas. Fruto de ello se demolieron numerosas iglesias, edificios como la estación de bomberos, y algunos espacios para construir la plaza Atgimimo (Ciudad Nueva). Klaipėda fue luego repoblada por los rusos a finales de los años cuarenta que antes tenían mucha población de origen alemán. Desde la década de 1950, a los rusos se les unieron lituanos de otras partes del país. En 1950, Klaipėda estaba más poblada de lo que era antes de la Segunda Guerra Mundial (alrededor de 50 000 personas), y en 1962 ya tenía el doble de ese tamaño.

Qué ver y hacer en Klaipeda

La ciudad vieja de Klaipeda concentra la mayoría de monumentos y espacios de valor arquitectónico. La Plaza del Teatro  (Teatro aikštė) se denominada entre los lugareños plaza de Aniké por la escultura de la joven Ana de Tharau (Taravos Anikė) protagonista de un poema del escritor local Simon Dach.  La plaza sirve de punto de reunión para la gente local y de punto idóneo para comenzar una ruta a pie por la ciudad. Desde el balcón del Teatro Dramático del siglo XVIII se asomó Adolf Hitler en 1939 para arengar a los ciudadanos sobre el III Reich y el pasado prusiano de Klaipeda (Memel) como justificación para ocuparlo. Un siglo antes un joven Richard Wagner actuaba en el interior del teatro.

Barrio de los artesanos

Aunque hay esculturas por toda Klaipėda, las calles del antiguo barrio de los artesanos no lejos del teatro, concentran un buen número. El ratón mágico, el gato con bigote “humano”, un dragón, la sirena, el beso, una bolsa de dinero, el deshollinador o ya hacia el puerto el fantasma negro, dan un toque artístico a la ciudad. Las calles de este barrio aún conservan los nombres de los gremios artesanos  como los Pescadores (Žvejų), herreros (Kalvių), o panaderos (Kepėjų).

El ratón, una de las esculturas de Klaipeda
El ratón, una de las esculturas de Klaipeda

Castillo

Los escasos restos visibles del Castillo de Klaipėda (Klaipėdos Pilis) recuerdan la expansión hacia el norte de Europa de los caballeros teutónicos en la baja Edad Media. El castillo aparece mencionado por primera vez en 1252 como Memelburgo y su posición junto a la costa, bien defendido por sólidos bastiones en forma de ciudadela y rodeado de agua, le otorgó una posición estratégica importante. En el siglo XIX por desgracia se demolió, quedando solo los cimientos de su ubicación. Los trabajos arqueológicos han permitido recuperar su trazado, y es posible visitar el museo para conocer su historia.

El río antes cruzaba el centro de la ciudad, llegando hasta el castillo a través de la actual calle Didžioji Vandens donde encontramos un edificio barroco del siglo XVIII que alberga el Museo histórico de la Lituania Menor. Esta división del río separaba los dos barrios de la antigua Memel, la Ciudad Vieja y el Barrio de las Pieles (Odų) que por el olor de la actividad se hacía algo alejado del centro. Este barrio se libró del incendio y por eso aún conserva bastantes edificios históricos.

Puerto

El muelle norte se construyó de 1834 a 1884 y el sur, de 1847 a 1861. La función de estos muelles es dirigir el flujo del río Danė hacia el mar Báltico. Los muelles del puerto son uno de los lugares preferidos de la gente para pasear, admirar las puestas de sol, y observar los barcos que llegan y salen de Klaipeda. Un espacio del puerto es Jono Kalnelis, construido a partir de las murallas de la ciudad, y donde hoy se celebran algunos eventos, conciertos y los fuegos artificiales.

Museo de la Herrería

El Museo de la Herrería (Kalvystės muziejus) es una de las sedes del Museo de Historia Menor de Lituania, ofreciendo una muestra obras y objetos de hierro forjado, así como cruces del antiguo cementerio de la ciudad (ahora Parque de Esculturas Martynas Mažvydas).

Un paseo por el río

El paseo por la orilla del río Danés conduce hasta el barco Meridianas, anclado y de los mejores restaurantes de Klaipeda. Meridianas es una goleta bergantín construido en Turku ( Finlandia ) en 1948 y regalado a la Unión Soviética después de la segunda guerra mundial, junto con otros 48 barcos similares. Como barco escuela de marineros y oficiales navegó miles de millas marinas hasta que se ancló definitivamente en Klaipeda en 1968. Después de habilitarlo como restaurante abrió sus puertas 1971. Desde entonces forma parte del paisaje de la ciudad como un monumento más, librando batallas esta vez no contra el mar, si no contra su degradación que estuvo a punto de hacerlo desaparecer. Afortunadamente el esfuerzo de algunos empresarios locales permitió restaurarlo y en 2013 el restaurante del Meridianas volvió a “cocinar”. El barco ofrece una exposición sobre la historia del bergantín Meridianas y sus viajes en el mar.

Bergantín Meridianas en Klaipeda
Bergantín Meridianas en Klaipeda

Al otro lado del río, en la calle Liepų ,está uno de los edificios  más emblemáticos de Klaipeda, la oficina central de correos. La calle Liepu convirtió en el siglo XVII en un nuevo espacio urbano fuera del antiguo centro histórico, albergando residencias de comerciantes burgueses y la aristocracia de Klaipeda. Fruto de ello se construyeron insignes edificios e estilos jugend (Art Nouveau) y neogótico que competían en belleza y muestra de prosperidad de esas familias adineradas. Entre ellos, uno de los edificios más elegantes de esta avenida, es la oficina de correos, con su característico ladrillo rojo.

Oficina de correos de Klaipeda
Oficina de correos de Klaipeda

En el siglo XVIII y XIX, el polo comercial en el Mar Báltico en el que se había convertido Klaipeda, hizo que la oficina de correos fuese un hervidero de transacciones y actividad. Como centro de comunicaciones con toda Europa, la oficina de correos desempeñaba un papel importante para comunicar éxitos o inconvenientes en el tráfico marítimo. El edificio de corte neogótico fue construido en 1893, como un “regalo” del Ministerio del Interior del Reino de Prusia al Ministerio de Ventas y Comercio. Inaugurada 1 de junio de 1864, la oficina de correos es hoy un atractivo turístico de Klaipeda que los domingos a las doce toca sus campanas ofreciendo un concierto.

En la misma calle de la oficina de correos está el museo de los relojes (Laikrodžių muziejus) un espacio peculiar sobre la historia de los mecanismos que marcan el tiempo. El edificio fue anteriormente residencia de comerciantes y sede de un banco.

Cortando la calle Liepų y siguiendo perpendicularmente hacia el norte se extiende la calle Herkaus Manto donde aún se conservan los barracones alemanes de estilo neogótico/clásico de principios de siglo XX. Algunos edificios de estos antiguos cuarteles del ejército alemán, albergan el campus principal de la Universidad de Klaipėda (después de haber sido abandonados durante décadas) y el jardín botánico.

Parque de las Esculturas

El Parque de Esculturas (Skulptūrų parkas) fue creado en 1977, en el lugar donde se ubicaba el antiguo cementerio luterano de la ciudad, en el norte de Klaipeda. La decisión del gobierno comunista causó mucho revuelo ya que durante décadas intentaron de forma sistemática eliminar cualquier rastro religioso, incluyendo numerosas iglesias que fueron demolidas. Más de cien esculturas fueron esculpidas y diseminadas por el parque, donde también está la Iglesia católica romana de María Reina de la Paz, una de las pocas que no fue destruida.

Cervecería Švyturys

Los fans del turismo cervecero están de suerte porque en Klaipeda está una de las cervecerías más interesantes de Klaipeda. Švyturys es la segunda cervecería más antigua del país, que desde 1784 calma la sed de sus ciudadanos y numerosos turistas. Las visitas a la cervecería incluyen catas de tres o cuatro cervezas.

Cervecería Švyturys en Klaipeda
Cervecería Švyturys en Klaipeda

Exposición de la resistencia lituana y la deportación

La exposición está situada en el sótano de la antigua residencia del Comité soviético para la Seguridad del Estado (ahora se encuentra la Oficina Territorial de Aduanas de Klaipeda). Este museo –Rezistencijos ir tremties ekspozicija- es un homenaje a la memoria de los crímenes contra las 8.268 personas encarceladas, torturadas, interrogadas y asesinadas desde 1945 hasta 1954 por el régimen comunista.

Arquitectura Fachwerk

Klaipedia es uno de los mejores lugares fuera de Alemania para conocer la denominada arquitectura Fachwerk. El término “frachwerk” está prestado del alemán y describe el método de construcción, que requiere mano de obra calificada para un sistema que consiste en una robusta estructura de vigas de madera que además de los ejes horizontales y verticales añaden otras en diagonal formando “asteriscos”, todos ellos pintados de colores vivos. Las paredes son de ladrillo y arcilla, con un revestimiento en las fachadas que deja al aire las vigas. El uso de la madera los hacía más ligeros, razón por la que podían alzarse varios pisos de altura.

Uno de los edificios de estilo Fachwerk en Klaipeda
Uno de los edificios de estilo Fachwerk en Klaipeda

El estilo Fachwerk de Klaipėda era frecuente en la primera mitad del siglo XIX, síntoma de la prosperidad económica gracias a la actividad comercial marítima. Desgraciadamente gran parte de las casas fueron reducidas a ceniza en el gran incendio de 1854, y hoy en día podemos ver una pequeña parte de lo que debió de ser un conjunto arquitectónico fascinante. De hecho la reconstrucción de la ciudad limitó el uso del estilo Fachwerk, favoreciendo el uso de ladrillo en vez de la madera, más susceptible de favorecer la extensión de los incendios.

En la calle Bažnyčių se concentran varios edificios Fachwerk supervivientes, hoy usados como galerías de arte y talleres de artesanos, y que cuentan con sus característicos patios patios (Menų kiemas). Uno de los edificios más representativos del estilo Fachwerk en Klaipeda es el almacén del puerto, un edificio e varias plantas y 16 metros de altura donde se guardaban las semillas de lino para luego ser exportadas. Hoy es uno hotel. En el istmo está el Kurhaus “Smiltynės Kurhauzas”, un espectacular hotel de dos pisos con techo de mansarda construido en 1900, y uno de los exponentes de la arquitectura Fachwerk. Antes de la Segunda Guerra Mundial el Kurhaus era un centro cultural de renombre en Smiltynė. Organizó eventos musicales, recitales de artistas famosos y era frecuenta que la burguesía acudiera a apostar en sus juegos de azar. En los años 50, después de la segunda Guerra Mundial el Kurhaus se habilitó como edificio de apartamentos y actualmente es un hotel selecto.

Smiltynė

Durante la estancia en Klaipeda es imprescindible la excursión a Smiltynė, el extremo norte del istmo de Curlandia, donde además de alguna de las mejores playas de Lituania está el museo del mar y el delfinario (Delfinariumas). Smiltynė permanece bastante protegido como área, y frente a los edificios que se ven en “tierra firme” en el lado opuesto de la laguna, es un oasis para los ciudadanos de Klaipeda. Se accede en ferry desde el puerto (uno para ciclistas y peatones y otro para coches y motos), con un pequeño viaje de apenas diez minutos. Es una zona ideal para pasear o andar en bicicleta, aprovechando la subida de temperatura del verano y la sombra de los pinos.

Smiltynė (en alemán Sandkrug) está cubierta por un bosque de pinos con bonitos rutas para el senderismo y ciclismo. En el extremo norte está la antigua fortaleza de Kopgalis, construido en 1866, y que defendía a Klaipėda de los ataques navales. Desde 1979 alberga el Museo del Mar de Lituania, una de las atracciones más populares de la ciudad. Este museo abarca tanto a la navegación como el hábitat submarino. A apenas unos pasos, las playas de arena blanca son un complemento para bañarse en los días de calor. Las playas de Smiltynė son junto a las de Melnragė, Giruliai y Karklė (al norte de la ciudad) las mejores y más populares. Las Número 4 y 5 son las playas más populares de Smiltynė, ideales para jugar al voleibol de playa.

Un paseo de 1,5 km hasta el museo del Mar lo llevará a través de villas residenciales  y una granja de pescadores reconstruida en el siglo XIX. Junto al agua hay barcos de pesca que hoy son decoración de la estampa natural de Smiltynė.

La razón de que haya una concentración de antiguas villas en Smiltynė es que eran la morada de los ingenieros y supervisores de las instalaciones hidrotécnicas: muelles, diques, puentes de estiba, y encargados de la contención de las dunas. En 1821 ya había 7 casas en Smiltynė, aunque las que hoy han sobrevivido son de principios del siglo XX.

El cementerio de la aldea de Kopgalis en Smiltynė era el principal de Klaipeda en siglo XIX hasta principios del siglo XX. Ilustres ciudadanos como Liudvikas Stulpinas (1871-1934), el primer capitán lituano y Jonas Žilius-Jonila (1870-1932), el gobernador de la región de Klaipėda, que también fue poeta y publicista, fueron enterrados en el cementerio de Kopgalis.

TOURS Y EXCURSIONES EN KLAIPEDA

Además de ver en un free tour o guía el centro de la ciudad, hay excursiones a Smiltynė en el istmo de Curlandia, la ciudad de Palanga, o por ejemplo una escapada en tren a las afueras, hacia el norte, donde hay baterías de defensa de la segunda guerra mundial, en las playas después de pasar Giruliai. Se puede llegar en bicicleta por los carriles bici o en autobús. También al norte está Karklė  -última parada del autobús público costero-, un antiguo pueblo de pescadores con un cementerio donde se enterraba a los ahogados antes del siglo XX).

Otros lugares interesantes que permiten excursiones desde Klaipėda son las zonas de playas de Neringa y Palanga . Se puede acceder a ambos en autobuses: los autobuses de Palanga salen de la estación de autobuses, mientras que los de Neringa se detienen en la terminal de transbordadores de Smiltynė.

El clima oceánico de Klaipeda hace que incluso en verano el tiempo pueda cambiar bruscamente, pasando de temperaturas agradables al sol a fresco e incluso frío o lluvia.

Istmo de Curlandia  – Curonian Spit

En Klaipeda comienza uno de los extremos del istmo de Curlandia (Kuršių Nerijos), la península que forma parte del listado de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Una excursión nos permite disfrutar de uno de los paisajes más bellos de Lituania y acercarnos a través de la literatura con el escritor alemán Thomas Mann que pasaba los veranos en el pueblo de Nida.

Fiestas y eventos

El verano es la estación donde se concentran mayor número de festivales, con conciertos como los del  Castle Jazz Festival en junio o el el Festival del Mar de Klaipėda en julio donde hay actividads de todo tipo, mercados y competiciones deportivas.

HOTELES Y ALOJAMIENTO EN KLAIPEDA

Siendo una ciudad donde el turismo es habitual, hay varios hoteles cinco estrellas, como el Hotel Palanga; de cuatro estrellas, como el National Hotel, el Hotel Radisson Blu Klaipeda, el Hotel Amberton Klaipeda, el Hotel Europa Royale Klaipeda o el Hotel Navalis, y de tres estrellas, como el Hotel Park Inn Klaipeda o el Hotel Old Port.



Booking.com

Cómo llegar a Klaipeda

Aunque Klaipeda  no tiene vuelos directos desde España al aeropuerto de Palanga (que sirve para llegar a ambas ciudades costeras de Lituania), hay conexiones sin escala desde Londres, Riga, y algunas ciudades de Alemania y Escandinavia como Oslo. SAS, AirBaltic y Lithuanian Airlines son las aerolíneas que operan. La otra opción más frecuente es volar al aeropuerto de Vilnius y desde allí hacer la ruta en coche hasta la costa, o llegar a Klaipeda en cruceros por el mar báltico, o ferries desde Kiel, Copenhague, Malmo y Karlshamn.

Oficina de turismo de Klaipeda

En el punto de información de la calle Turgaus número 7, en el centro de Klaipeda podemos obtener mapa y folletos de los puntos de interés y actividades para llevar a cabo durante las vacaciones en la población costera. La oficina de Turismo de Klaipėda organiza visitas temáticas por el casco antiguo, la fábrica de Cerveza, visitas artísticas, o para familias con niños, siendo posible hacerlo en español.

Teléfono. +370 46412186 mail: tic@klaipedainfo.lt web: www.klaipedainfo.lt

Vídeo de la ciudad de Klaipeda